HEALTH

La diabetes sería el motivo de 1 de cada 4 consultas por condiciones de la retina

La diabetes sería el motivo de 1 de cada 4 consultas por condiciones de la retina



Un nuevo estudio indica que los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de padecer otras 57 enfermedades.


Luisa Ochoa

Septiembre 04, 2022 | | Tiempo De Lectura: 4 min

La retinopatía diabética aparece en pacientes con diabetes que no pueden controlar adecuadamente sus niveles de glucosa en sangre. Foto: Shutterstock.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, difundido en marzo pasado y que aún no pasó por la revisión de pares, encontró que las personas con diabetes de tipo 2 tienen un mayor riesgo de padecer otras 57 afecciones, como cáncer, enfermedades renales, neurológicas y también retinopatías.

Datos estadísticos recabados recientemente por el Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral en Argentina, indicaron que el 24 % de las consultas de la subespecialidad de Retina y Vítreo se debe a la retinopatía diabética, una enfermedad de la retina que se desarrolla como consecuencia de la diabetes y que puede causar pérdida visual severa.

“La retina es la parte del ojo en la que se enfocan las imágenes para que podamos ver. Es el equivalente a la película fotográfica de una cámara. Nuestros ojos tienen lentes que enfocan imágenes en la retina. Y esta las transmite a través del nervio óptico hasta el cerebro, donde la imagen se hace consciente”, explicó el médico retinólogo Mauricio Asulay.

“El daño por diabetes en la retina, o retinopatía diabética, se desarrolla lentamente y en forma acumulativa a lo largo de los años. Cuanto más años y más elevados los niveles de glucosa en la sangre del paciente, más rápido aparecen los daños en la retina y en la visión”, señaló.

“La retinopatía diabética aparece en pacientes con diabetes que no pueden controlar adecuadamente sus niveles de glucosa en sangre. La mayoría de las veces se trata de personas de más de 50 años con otros factores de riesgo, como sobrepeso e hipertensión arterial, aunque esta enfermedad también se da en pacientes jóvenes, pero raramente en niños”, advirtió el especialista.

La gran mayoría de los pacientes relevados en el estudio del Austral es periódicamente controlada en el Servicio de Diabetes del Hospital, lo que contribuye a un mayor cuidado integral del paciente y, consecuentemente, a la prevención de la retinopatía diabética, destaca el oftalmólogo Juan Gallo, coordinador de Oftalmo-Diabetes en el hospital.

“En los estadios más avanzados, es necesario sumar tratamientos en el ojo, como inyecciones de medicamentos con anestesia, aplicaciones de láser en la retina y, para los casos más graves, la cirugía denominada vitrectomía. Los tratamientos tienen una tasa de efectividad muy elevada, más aún cuando se detecta la enfermedad en estadios menos avanzados”, completaron Asulay y Gallo, médicos retinólogos del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral.

Por el desarrollo de la diabetes, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo del organismo humano y no llega a las células que lo necesitan como fuente de energía. En el mundo, hay más de 422 millones de personas con esa enfermedad, y existe el riesgo de que su incidencia aumente aún más. Un nuevo estudio en el Reino Unido reveló que las personas con diabetes tipo 2 sufren problemas de salud en la mediana edad cinco años antes que las personas que no tienen la enfermedad.

Según el estudio de la Universidad de Cambridge mencionado anteriormente, las personas con diabetes tipo 2 tenían un mayor riesgo de padecer 57 enfermedades, incluido un 9% de mayor riesgo de cáncer. También encontraron que las personas con diabetes tenían 5,2 veces más probabilidades de padecer una enfermedad renal terminal, 4,4 veces más de padecer cáncer de hígado y 3,2 veces más de padecer degeneración macular. En cuanto a las afecciones circulatorias, las personas con diabetes tenían un mayor riesgo de padecer 23 de los 31 problemas.

La diabetes de tipo 2 se asoció a un mayor riesgo de mala salud en las 11 categorías de salud, con un riesgo 2,6 veces mayor de problemas neurológicos, un riesgo 2,3 veces mayor de problemas oculares, un riesgo 1,9 veces mayor de problemas digestivos y un riesgo 1,8 veces mayor de mala salud mental.

Fuente consultada aquí.